Destino:Europa

Turismo en el Viejo Continente

Coliseo Romano, Italia

EUROPA ES UN PAIS ENCANTANDOR QUE OFRECE MUCHISIMAS ALTERNATIVAS AL VIAJERO. EXISTEN INFINIDADES DE CIRCUITOS PARA TODOS LOS GUSTOS Y NECESIDADES DEL PASAJERO. PARA UNA PRIMER VISITA A EUROPA, LO IDEAL ES QUE LOS PASAJEROS TOMEN UN TOUR ACOMPAÑADO VISITANDO PRINCIPALES CAPITALES, DONDE ENCONTRARAN TODO ORGANIZADO Y PLANIFICADO.

Como la mayoría de los tramos se realizan por carretera el circuito permite no sólo conocer las grandes ciudades, sino también pueblos pintorescos, variados paisajes y gente.

Los requerimientos de los viajeros son cada vez más específicos, conocer las características que ofrecen cada uno de los prestadores, sus ventajas y particularidades es imprescindible para concretar un viaje exitoso.

Se ofrecen en el mercado una muy amplia gama de circuitos por Europa, brindando el mejor servicio y recomendando el circuito a la medida de cada uno de los viajeros.


París, Francia

Suele decirse que este continente es la cuna de la cultura propia de occidente. Durante mucho tiempo sus naciones fueron las más adelantadas de todo el orbe y todavía hoy tienen enorme influencia. No obstante, a partir de la primera y segunda guerra mundial han mostrado un retroceso en su influencia mundial, dejando la preeminencia a Estados Unidos.

Su organización política está signada en los últimos tiempos por una entidad que agrupa distintas naciones que pautan proyectos comunes: la Unión Europea. Esta comunidad también tiene su correlato en el aspecto económico, conformando un gran mercado. Así, puede afirmarse que la Unión Europea es una de las mayores potencias económicas que se encuentra en el mundo.

Desde el punto de vista de las características de la población, esta se encuentra sufriendo un paulatino envejecimiento; la baja tasa de natalidad hace que el promedio de edad de la población se eleve cada vez más, significando un verdadero problema. Otra característica a tener en cuenta es el elevado número de inmigrantes que recibe continuamente, sobresaliendo España dentro de los países donde se evidencia este fenómeno. Muchos países han visto con malos ojos esta tendencia, mientras que otros han aspirado a utilizarla a su favor para evitar que la población envejezca más; esta última intención es importante si consideramos que los sistemas de pensión necesitan de gente joven que trabaje y realice los aportes correspondientes.


Praga, República Checa

Europa es uno de los continentes que forman el supercontinente euroasiático, situado entre los paralelos 36º y 70º de latitud norte, que de forma convencional y por motivos históricos es considerada un continente. Se extiende en la mitad oriental del Hemisferio Norte, desde el océano Glacial Ártico por el norte hasta el mar Mediterráneo por el sur. Por el oeste, llega hasta el océano Atlántico; por el este, limita con Asia, de la que la separan los montes Urales, el río Ural, el mar Caspio y la cordillera del Cáucaso.

Europa es el segundo continente más pequeño en términos de superficie, que abarca alrededor de 11.100.000 kilómetros cuadrados o el 2% de la superficie del planeta Tierra y alrededor de 6,8% del total de las tierras emergidas. Alberga un gran número de estados soberanos, cuyo número exacto depende de la definición de la frontera de Europa, así como de la exclusión o inclusión de estados parcialmente reconocidos. De todos los países europeos, Rusia es el mayor tanto en superficie como en población, mientras que el Vaticano es el más pequeño. Europa es el cuarto continente más poblado después de Asia, África y América con una población de 735.000.000 o alrededor del 11% de la población mundial. Según proyección de población de la Organización de las Naciones Unidas (variante media), la cuota de Europa se reducirá al 7% en 2050.2 Sin embargo, las fronteras de Europa y la población son objeto de controversia, ya que el término continente puede referirse a un bien cultural y político o a distinciones fisiográficas.

Las naciones europeas desempeñan un papel preponderante en los asuntos mundiales desde el siglo XVI en adelante, especialmente después del comienzo de la colonización. En los siglos XVII y XVIII, las naciones europeas controlaron la mayor parte de África, América, y gran parte de Asia. La Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial condujeron a una disminución en el dominio de Europa en los asuntos mundiales cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética tomaron la prominencia. La Guerra Fría entre las dos superpotencias dividió Europa a lo largo del Telón de Acero. La integración europea dio lugar a la formación del Consejo de Europa y la Unión Europea en Europa occidental, las cuales se han expandido hacia el este desde la caída de la Unión Soviética en 1991.